La historia de Alondra

A ver qué hay por aquí…¡Oh, no, otra sección de “Nosotros” en la que nos cuentan la historia de una empresa que nació siendo muy pequeña, bla bla bla y ahora es una gran marca que vende por todo el mundo! ¡¡Huyamos!!

¡Corred, escondámonos! ¡A la habitación de los niños!

¡Ahí hay un agujero, entremos! No creo que nos busque por ahí.

Entrar Haz click aquí

La historia de Alondra

Los pasos se alejan y nuestros protagonistas respiran aliviados.

- Uf, de buena nos hemos librado. Estos también venían a por nosotros.
- Es verdad, encima que somos de los pocos que leemos los textos corporativos de las webs, nos vienen todos con la misma historia.
- Shhhhh no chilléis, que nos van a oír.
- Oye, se está bien aquí ¿Verdad?
- Sí, mi hijo se pasa horas y horas aquí metido con sus amigos.
- ¿Y qué hace?

- Pues lo que hacen todos los niños, cuentan historias. Pero historias de verdad, de las de monstruos que aguardan agazapados bajo las camas y esperan a que se apague la luz para salir y ponerse a jugar con los niños en sus cabañas inventadas, en las que solo puedes entrar si sabes la contraseña.

- Y luego, ¿qué pasa con esos niños? ¿A qué se dedican cuando crecen?

- Digo yo que seguirán contando historias. Si han dejado de ser niños y son unos mayores aburridos, contarán eso de que están presentes en todo el mundo y hablarán de la calidad, del trabajo en equipo, la innovación y todo eso que cuentan todos...

- ¿Y si siguen siendo niños?

- Entonces sabrán que esas historias para no dormir no nos gustan a los que todavía leemos los textos de las webs. Ni a nadie. Y se las ingeniarán para contárnoslo de forma diferente.

- Sería interesante ver en qué lo convierten.

- Sí, pero eso ya será otra historia ; )